Una de las características más devastadoras de un incendio es su capacidad de propagarse. Por eso, una detección rápida y fiable es un elemento crucial. Aunque los detectores de humo siguen siendo un componente vital en casi cualquier escenario, en algunos entornos puede ser beneficioso contar con protección adicional. En lugares de techos altos, detectar un incendio antes de que llegue a un detector de humos distante puede ahorrar un tiempo de reacción muy valioso. Igual de importante es la posibilidad de distinguir el fuego y el humo de otras alteraciones que activan falsas alarmas… y crean ramificaciones financieras.

Ventajas

  • Detecta los incendios en el punto en el que empiezan, lo que acorta los tiempos de reacción y mejora la respuesta.
  • Identifica incluso fuegos ocultos, incendios sin llama y líquidos ardientes
  • Detecta alteraciones utilizando datos no procesados sin transmisión ni compresión
  • Identifica incendios utilizando todo el campo de visión de la cámara en la mayoría de los casos
  • Monitorea los entornos en directo
  • Permite Realizar el análisis de causas raíz con los vídeos grabados